(31) 3586-9068
(31) 3586-9069
Parcelamos Visa e Matercard
Ejemplos del Kit Albañileria de empotrar
Testimonios de los clientes
Modelos y Precios

Fogón a leña convencional representa peligros para la salud.


Riesgo. Especialista defiende el cambio del tipo de fogón a leña y no la extinción del uso de tecnología ampliamente adoptada en Brasil.
Riesgo. Especialista defiende el cambio del tipo de fogón a leña y no la extinción del uso de tecnología ampliamente adoptada en Brasil.

Alerta. En Brasil, mueren anualmente por lo menos 10,700 personas por causa del humo de los fogones.

Empresas fabrican tecnologías para reducir el consumo de biomasa.

El uso de fogones a leña, una antigua tradición aun muy extendida en el interior de Minas Gerais, está poniendo en peligro la salud de las amas de casa que lo conservan.  En todo el país, 10,700 personas mueren cada año a causa del humo generado por esta tecnología, pero contrariamente a las apariencias, la solución a este problema no es el fin del uso de biomasa para cocinar y si, la modernización de los fogones.

La conclusión está en un estudio realizado por el ingeniero forestal y máster en manejo forestal sostenible, Rogério Carneiro. La investigación comparó los tipos de utensilio usados en Brasil con los de cinco países de África y la India. El objetivo de la encuesta, que costó US$180,000 financiados por la Fundación Shell, fue conocer los diferentes tipos de fogones a leña utilizados y detallar alternativas modernas y comercialmente viables en Brasil.

"No existe aún una industria global de fogones a leña más modernos. En India, la comercialización de fogones mejorados comenzó en 2008. Ahora están iniciando en África y en Brasil", completa Carneiro, que tomó en cuenta datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) relacionados con el número de hogares con ese tipo de fogón. Por otra parte, Carneiro visitó centenares de hogares para conocer la situación de los fogones.

La primera conclusión a la que el especialista llegó durante el estudio que hizo, fue relacionada a la exposición a la contaminación.

Él declaró que el 8% de los hogares tenían poca exposición a la contaminación. En 26% de las casas, la exposición era leve, moderada en 42%; 23% intensa y en 1% fue grave. "Es importante saber el nivel de contaminación de hollín, ya que contiene monóxido de carbono, que causa dolores de cabeza y reduce la oxigenación de la sangre", explica.

El estudio también mostró que hay varios modelos de fogones ecológicos en el mercado brasileño, promovidos por la Organización Mundial de la Salud, cuya ingeniería controla mejor la quema, con la consecuente reducción del gasto de carbón y menor emisión de contaminantes. Según Ronaldo Miranda, 57 años, productor de ese tipo de fogones en Belo Horizonte desde el año 2003, la demanda de este utensilio es cada vez mayor.

"El fogón a leña tiene sus raíces en la cultura minera. Con el modelo ecológico, tenemos 50% menos de humo y un consumo de leña alrededor del 50% menos", dice Miranda.

Solo la clase média compra horno ecológico

A pesar de la disponibilidad en el mercado, el alto precio hace que los fogones ecológicos sean todavía una realidad distante para los sectores más pobres de la población, exactamente la que más depende del fogón a leña. "Siempre ha existido demanda de fogón a leña, pero los mejores son más caros y quien tiene acceso a esta tecnología es la clase media. Es necesario que el gobierno brinde subsidios para que todos tengan acceso", expresa el productor Ronaldo Miranda, que comercializa modelos con precios entre R$ 280 y R$ 1,270 Reais.

Para la divulgadora Helena de Oliveira, 36, que compró uno de estos fogones, la inversión vale la pena. "Crecí en el interior con fogón a leña. Pero tenía aversión a él por causa del humo. Pero este que compré, no tiene ese problema". (TL)

Minas Gerais

Datos. En 2003, de los seis millones de usuarios de fogones a leña existentes em Brasil, 986 mil eran del Estado. El mayor número de casas se ubica en el interior de Minas, donde el uso de este equipamiento es tradición.